Receta de brownie para intolerantes a la proteína de huevo.

¡¡¡Muuuuuy buenos días!!! Como la semana pasada estuvimos un poco desaparecidos, hoy os vamos a traer dos recetas y ¡una de ellas es un postre! Para estos días de calor, allá van:

Por cierto, antes de las recetillas, ¡¡¡nos quedan 10 “Me gusta” para nuestro sorteo especial!!!

Y, alla van, de primero un platito de pasta.

Ingredientes:

– 300gr de pasta corta.
– 400gr de setas variadas.
– 4 dientes de ajo.
– 75gr de jamón picado.
– Un ramillete de perejil.
– Dos hojas de laurel.
– Sal.
– Aceite oliva.
– Pimienta.

Preparación:

Cocemos la pasta, según las indicaciones del fabricante, en abundante agua con sal, las hojas de laurel y un chorreoncito de aceite de oliva.
Mientas, freímos los ajos, pelados y laminados, en un sartén con un chorro de aceite. Ojo que no se quemen. Retiramos y reservamos.
Salteamos las setas troceadas y las reservamos.
Cuando la pasta esté cocida la escurrimos y la rehogamos un par de minutos en el aceite de haber frito los ajos.
Añadimos las setas y el jamón, dejamos un minuto más mezclando bien y añadimos pimienta al gusto y los ajos fritos.
Servimos con un poco de perejil picadito por encima.

Y de postre, apta para los intolerantes/alérgicos a la proteína del huevo, os dejamos la receta de un delicioso brownie al que podéis ponerle nata montada para acompañar o sirope de chocolate (ambas cosas también, para los más golosos).

Ingredientes:

– 225gr de chocolate para fundir.
– 110 gr de azúcar.
– 110 gr de mantequilla sin sal.
– 3 huevos medianos.
– 80gr de harina de reposteria,
– 80gr de nueces picadas.

Preparación:

Empezamos precalentando el horno a 180ºC, para que coja temperatura mientas hacemos la masa. Cogemos una pequeña olla donde vamos a fundir primero el chocolate de postres, y cuando esté casi derretido del todo, añadimos la mantequilla. Vamos a remover para que ambas queden mezcladas bien. Intentad que no hierva esta mezcla porque puede dar un mal sabor al Brownie. Podéis hacerlo al baño maría para que esto no suceda.

En otro recipiente vamos a cernir la harina y la levadura, y las agregamos a la olla que apartamos del fuego anteriormente, junto al azúcar moreno, y removemos lo mejor posible. Con la masa ya lista, vamos a agregar las nueces troceadas, repartiéndolas bien por toda la mezcla, para que después no se concentren en el mismo sitio. Con esto hemos finalizado ya la masa del Brownie.

El horno tiene que estar ya a la temperatura deseada, así que vamos a verter todo lo anterior en el molde que hayamos elegido para hornerar nuestra receta. Usad un molde de silicona, cuadrado o rectangular, lo suficientemente grande como para que la masa no quede demasiado alta y nos salga un Brownie del grosor adecuado.

Vamos a hornearlo a 180ºC durante 20 minutos, y pasado ese tiempo usamos un cuchillo fino para comprobar que el interior está hecho. Si sale limpio, ya podemos sacar el molde del horno, y si sale con restos de masa sin hacer, lo dejamos unos minutos más y volvemos a comprobar. El Brownie debe quedar con una capa exterior más bien crujiente y el interior de textura más tierna.

Cuando saquemos el molde del horno, lo dejaremos reposar unos minutos antes de desmoldarlo, para evitar que se nos rompa. Lo cortaremos en trozos cuadrados o rectángulares y ya está listo para comer.