Natillas

Natillas

Receta de Natillas

Como ya os trajimos la receta de uno de nuestros postres favoritos, el arroz con leche, hoy os vamos a dejar la de otro postre que nos lleva de cabeza a nuestra infancia, las natillas.

Mi abuela se pasaba muchas tardes, después de comer, preparándolas para que sus nietos nos las comiésemos en dos minutos, devorándolas de lo ricas que estaban.

Ingredientes para las natillas:

  • 1 Litro de leche entera (existe una versión vegana que os dejaré luego abajo).
  • 250 gramos de azúcar.
  • 30-40 gramos de maizena.
  • 7 yemas de huevo.
  • 1 rama de canela.
  • La piel de un limón (sin la parte blanca, que amarga).
  • 1 vaina de vainilla, esencia de vainilla o usar azúcar avainillada (una de las tres opciones).
  • 100mL de nata líquida.
  • Galletas.

Preparación de nuestras natillas:

  1. Metemos en un bol el azúcar, la maizena y las yemas de los huevos y batimos a velocidad media hasta que quede una crema homogénea y suave, que no haya grumos. Si no conseguís deshaceros de algún grupo, podéis pasarla por el colador.
  2. En una cazuela ponemos a calentar a fuego medio la leche con la piel del limón y la rama de canela. Si elegimos la opción de la vaina de vainilla, tendremos que ponerla también ahora, pudiendo sacar la pulpa para darle más sabor aún.
  3. En cuanto comience a hervir la leche, bajamos la temperatura, esperamos un par de minutillos y retiramos la piel del limón, la rama de canela y la vaina de vainilla si procede. Agregamos la nata y mezclamos.
  4. Poquito a poco iremos vertiendo la leche con la nata en el mismo recipiente donde tenemos los huevos, removiendo para que no se cuajen con el calor.
  5. Cuando esté todo incorporado y bien mezclado lo pondremos en un cazo a fuego bajo, removiendo, hasta que espesen. Este proceso suele tardar un poco y hay que tener cuidado de que no hiervan, por eso la temperatura.
  6. Una vez espesado retiramos del fuego y volcamos en los recipientes individuales o en una fuente grande, decorando con galletas por encima. Esperaremos una 3-4 horas y luego a la nevera.

 

natillas

 

Espaguetis de calabacín.

Espaguetis de calabacín.

Receta de espaguetis de calabacín.

Pues sí, habéis leído bien. Hoy os vamos a traer una receta maravillosa, súper rica y muy sana ¡espaguetis de calabacín!

Es una receta totalmente vegana pero no por ello exenta de un sabor delicioso.

Los zucchetti (zucchinni -calabacín en italiano- + spaghetti) es el propio calabacín cortado en forma de espagueti.

No me extraña que los espaguetis de calabacín se estén poniendo tan de moda. Y es que al sustituir la verdura por la pasta de trigo, hace esta receta de pasta sin gluten perfecta para celiacos, vegetarianos, veganos, intolerantes a la lactosa o simplemente todo aquel que quiera perder peso antes de que llegue el verano. La pasta de verduras, en concreto estos espaguetis de calabacín y zanahoria apenas tienen calorías. Son ricos en agua, vitaminas y minerales, y no tienen colesterol.

Lo único que necesitamos para hacerlos es un rallador Spirelli. Es un rallador especial, en forma de sacapuntas, que nos permite rallar verduras como el calabacín, la zanahoria, el pepino, la chirivía, algunos nabos, etc.

Si no tenéis rallador de este tipo, en algunas superficies los venden ya hechos y envasados. Aún así os recomiendo que, si os gusta esta receta, compréis un rallador para hacerlo vosotros mismos, puesto que es mucho más sano y fresco que comprarlo envasado, a parte de más barato. Si, aún así, preferís no comprarlos y no os queréis arriesgar a comprar un rallador spirelli, podéis usar un rallador normal por su parte más gruesa o cortarlos a cuchillo.

.RECETA ESPAGUETIS DE CALABACÍN.

Una vez rallados los espaguetis de calabacín y zanahoria podemos comerlos tal cual crudos por supuesto, acompañados de nuestro delicioso pesto de aguacate o pesto vegano, de tan sólo un poco de aceite de oliva virgen extra, pimienta y sal, o de la salsa que prefiráis. También podéis usarlos para hacer vuestras recetas de ensaladas más originales. Pero si preferéis cocinarlos hay dos formas:

  1. Espaguetis de calabacín escaldados: En un cazo de agua hirviendo añadimos nuestros espaguetis de calabacín y zanahoria y los cocemos durante un minuto, lo suficiente como para que se cocinen un poco pero que no lleguen a quedar muy blandos.
  2. Espaguetis de calabacín salteados: esta es la manera que yo os recomiendo. Los espaguetis de calabacín y zanahoria salteados con el pesto de aguacate vegano y unos tomates cherrys está buenísimo. En una sartén ponemos una cucharita de aceite y cuando esté bien caliente salteamos un par de minutos los espaguetis de verduras. Es importante no añadir sal para que no suelten agua (por la ósmosis) y queden recocidos.

 

Por último, vamos a acompañar nuestros espaguetis de calabacín y zanahoria de un delicioso pesto sin lactosa ni proteína láctea (porque no lleva queso) y vegano. Se trata de un pesto hecho a base de aguacate, albahaca fresca, ajo, aceite de oliva virgen extra y nueces. Es un pesto súper rico y muy parecido al sabor original. Podéis usar piñones en lugar de las nueces, como la receta original del pesto, pero os aconsejo que probéis este pesto de aguacate con nueces y veréis qué punto más rico.

Tan sólo nos queda saltear los espaguetis de calabacín y zanahoria con una cucharada colmada de pesto para integrar bien los sabores y añadir unos cuantos tomatillos cherry cortados a la mitad a la sartén para completar nuestro delicioso plato. Añadimos la sal y la pimienta al final y ya tendremos listo unos deliciosos espaguetis de calabacín y zanahoria con pesto de aguacate vegano y sin lactosa.

 

Ingredientes

  • 1 calabacín
  • 1/2 zanahoria
  • 6 tomates cherrys
  • 20 gr. albahaca
  • 20 gr. nueces
  • 20 gr. aceite de oliva virgen extra
  • 1/2 aguacate
  • 1 diente de ajo
  • Pimienta negra molida
  • Sal

Elaboración

  1. Preparamos nuestro pesto vegano triturando en la picadora la albahaca, el ajo sin el gérmen, las nueces, el medio aguacate, el aceite de oliva y la sal hasta tener un pesto cremoso. Si necesitamos añadir más aceite de oliva vamos añadiendo poco a poco.

  2. Con rallador spirelli o bien con un rallador normal, cortamos el calabacín y la zanahoria en forma de espaguetis, cortando con las tijeras de vez en cuando para que no queden demasiado largos.

  3. En una sartén con una cucharada de aceite de oliva salteamos un par de minutos los espaguetis de verduras (sin añadirles sal para que no suelten agua y se recuezan)

  4. Añadimos un par de cucharadas de pesto y salteamos los espaguetis junto a la salsa y los tomates cherrys cortados por la mitad, durante unos 20 segundos.

  5. Añadimos sal y pimienta negra y servimos.

    Espaguetis calabacin aguacate

    Imagen: Danza de fogones.

Fiesta Cotillón Nochevieja

Fiesta Cotillón Nochevieja

Fiesta Cotillón Nochevieja

Para nuestro menú de Nochevieja tenemos preparadas verdaderas delicias. ¡Ven a celebrar la despedida del 2017 y la entrada de un nuevo año con nosotros!

Menú Nochevieja

Entrantes

Surtido de ibéricos.
Langostinos cocidos.

Primer plato

Crema de Nécoras.

Segundo plato

Solomillo a la parrilla con salsa roquefort y patatas.
Merluza con salsa verde.
Cordero asado (solo por encargo).

Postre de la casa.

Vinos: Rioja, blancos, café y cava.

Para finalizar: Chocolate con churros.

 

Cena  + Cotillón + Barra libre + Baile con Dj

100€

Teléfono de reservas para la cena: 916290660.

Teléfono de reservas para habitaciones: 916282905

nochevieja

 

“En España, la tradición de Nochevieja más extendida es la de las doce uvas. Aunque se piensa que tuvo sus orígenes en Elche, en 1909, año en el que unos vitivinicultores de la comarca alicantina del Bajo Vinalopó la iniciaron para dar salida a un excedente de cosecha, realmente está documentada al menos desde diciembre de 1897. Consiste en comerse una uva cada campanada que da el reloj de la Puerta del Sol, en Madrid, a las 12 de la noche el día 31 de diciembre, antes, claro, acompañada con una buena cena en reunión de toda la familia. Se dice que quien no coma las 12 uvas antes de que terminen las campanadas tendrá un año de mala suerte.”