Se acerca Sant Jordi.

Se acerca Sant Jordi.

Sant Jordi

Se acerca un día muy celebrado para nuestros “vecinos” catalane, el día de Sant Jordi.

Es tradición regalar una rosa a la mujer (o mujeres) que quieres y libros a los hombres aunque, claro, hoy en día se  puede cambiar el libro por la rosa y viceversa.

Entre las costumbres gastronómicas del Día de Sant Jordi, se destacan el pastel y el pan, que se pueden encontrar en torno a la festividad en pastelerías y panaderías barcelonesas.

El pastel de Sant Jordi es un dulce con forma de libro compuesto de láminas de bizcocho, elaboradas con azúcar, almendra y huevo. Las capas están separadas por chocolate. En la parte superior, en lo que figura que es la cubierta del libro, se coloca una lámina de azúcar quemado y, encima, algún motivo de la festividad: Sant Jordi, un dragón, una rosa, la señera, etc.

Partiendo de una receta del siglo XIII, este dulce se introdujo hacia los años cuarenta y cincuenta del siglo pasado. Se elabora con placas rectangulares de brazo de gitano rellenas de nata, yema de huevo y trufa que se decoran con las cuatro barras y algún motivo de Sant Jordi.

Finalmente, encontramos un alimento salado: el pan de Sant Jordi. Es un pan de kilo con sobrasada y queso dispuestos de una forma que, al cortarlo, queda el dibujo de las cuatro barras de la señera. Fue creado en 1980 por el panadero barcelonés Eduard Crespo y difundido bajo el amparo del Gremio de Panaderos de Barcelona, que hacía tiempo que buscaba un alimento específico para la fiesta de Sant Jordi. Este pan se ha popularizado y se puede encontrar en otras fechas señaladas, como el Onze de Setembre o por La Mercè.

Hoy os vamos a traer una receta simple del pan de Sant Jordi.

Ingredientes

Para 3 panes (o 1, o 6, dependiendo del tamaño que se le quiera dar)

  • 500 gramos de harina de fuerza
  • 350 mililitros de agua tibia (no a más de 40 grados)
  • 8 gramos de levadura seca (o 20 de fresca)
  • Una cucharadita de sal
  • Dos cucharadas de aceite de oliva
  • 80 gramos de sobrasada
  • 80 gramos de parmesano rallado
  • 40 gramos de nueces picadas

Preparación

1. Si lo hacemos a mano, poner la harina mezclada con la levadura en un bol, hacer un hueco en ella y añadir el agua, la sal y el aceite de oliva. Trabajar la masa hasta que se despegue de las paredes del bol.
Si lo hacemos con panificadora, poner la harina, la levadura, el agua, la sal y el aceite en recipiente y poner la panificadora en modo “masa”, pero vigilar para sacarla cuando esté amasada pero antes de que empiece a levar. Si lo hacemos con robot o Thermomix, usar el programa que corresponda en cada trasto.

2. Dividir la masa en 3 partes iguales. Añadir a una la sobrasada (es importante que esté a temperatura ambiente), a otra el queso y a otra las nueces picadas en grueso. Mezclar y amasar cada una durante unos diez minutos, hasta que esté todo bien integrado y la masa tenga una textura elástica.

3. Dar forma al pan (uno, dos o los que queráis) haciendo 4 tiras de masa de sobrasada, 5 de queso y una larga –y un poco más gruesa– de masa de nueces para que dé toda la vuelta alrededor del escudo. Se puede usar un dedo mojado en agua para pegarlas bien. Dejar levar unos 50 minutos en un sitio de temperatura amable y acogedora.

4. Con el horno precalentado, calor arriba y abajo y a 180 grados (y con un recipiente con agua en la parte de abajo para crear vapor) cocer unos 45 minutos, hasta que esté ligeramente dorado por la parte de arriba. Sacar, enfriar en una rejilla y comer mientras se lee un buen libro.

pan sant jordi

Torrijas en Semana Santa.

Torrijas en Semana Santa.

Receta de torrijas para Semana Santa.

Se acerca la Semana Santa. Unas fechas queridas por muchos y menos queridas por otros tantos. A nosotros nos gusta la Semana Santa porque las calles se llenan no solo con el olor del incienso sino con el de los dulces típicos de estos días, entre ellos, las torrijas.
El olor a canela y limón es algo que siempre nos ha gustado pero, sin más rodeos, os vamos a dejar aquí la receta de estas maravillosas torrijas. ¡Por supuesto podréis modificar los ingredientes a vuestro gusto y como queráis!

Ingredientes:

  • Barra de pan de torrijas o 1 barra de pan de un mínimo de un día. Aunque si sois impacientes, el pan del mismo día también sirve.
  • 600 ml de leche.
  • Azúcar al gusto. (unos 100 g)
  • Cáscara de un limón sin lo blanco, que sabemos que amarga,  y de media naranja.
  • 2 ramas de canela.
  • 3 huevos.
  • Aceite de oliva suave para freír nuestras torrijas.
  • Canela en polvo y azúcar a gusto (para finalizar).
 

Instrucciones:

-Empezaremos llenando una ollita con la leche y echando la canela, el azúcar y las pieles de la naranja y el limón. Lo calentaremos a fuego medio hasta que casi empiece a hervir y luego lo bajaremos de temperatura durante unos 10min removiendo de vez en cuando. Pasado este tiempo colamos y dejamos reposar hasta que se enfríe.

-Una vez fría la leche, procederemos a cortar el pan en rebanadas de un dedo y medio de ancho o dos.

-Remojaremos las rebanadas en la leche hasta que empapen (si el pan es del mismo día, necesitará mucho menos tiempo para absorber la leche) y las pondremos sobre alguna rejilla para que suelten el líquido sobrante.

-Batimos los huevos (hacedlo primero con dos y, si necesitáis más, luego batís el tercero*) y bañamos nuestras torrijas escurridas ya.

-Una vez hecho esto, iremos poniendo una por una las torrijas en la sartén con aceite para freírlas. Id de una en una, quiero decir: Cogéis una, la bañáis en el huevo, la ponéis a freír; cogéis otra, la bañáis en huevo, la ponéis a freír;…

-Cuando estén doradas de una parte se les da la vuelta y se doran por la otra.

-Con ambas partes doraditas de nuestras torrijas solo falta salcarlas y ponerlas sobre papel absorbente de cocina para que recoja todo el exceso del aceite.

-Ya solo nos queda el paso final para terminar nuestras maravillosas torrijas: ¡¡espolvorearlas con una mezcla de canela en polvo y azúcar!!

*No uséis todos los huevos al mismo tiempo al rebozar, puesto que las torrijas sueltan algo de líquido y se mezclarían, con lo cual se freirían de forma diferente, alterando el sabor.

Bicheando por la red he encontrado una receta súper curiosa y diferente que me gustaría hacer algún día, es algo laboriosa pero tiene una pinta… Os la dejamos por aquí: Receta especial

torrijas semana santa

Tarta de queso japonesa.

Receta de tarta de queso japonesa.

Está muy de moda la tarta de queso japonesa. Es una tarta, más bien bizcocho, muy esponjosa y suave. Con un delicioso sabor a queso que, cuando la pruebas, ya no querrás hacer de otro tipo. Además, aunque quizá al principio te cueste cogerle el tranquillo, es bastante sencilla de hacer pues solo tienes que usar tres ingredientes.

INGREDIENTES:

– 6 huevos.
– 250 gramos de chocolate blanco.
– 200 gramos de queso en crema.

PREPARACIÓN:

1. Separa las yemas de huevo de las claras. Guarda las claras en un recipiente con film transparente en la nevera. 
2. Precalienta el horno a 170 grados.
3. Coloca el chocolate blanco en un cuenco y derrítelo al baño maría (poniendo el cuenco con el chocolate encima de un recipiente con agua hirviendo). Ten cuidado si introduces el cuenco con el chocolate en una cacerola grande con agua. Procura que no le salpique cuando hierva. Para evitar esto, no pongas demasiada agua. 
4. Echa en el cuenco del chocolate el queso en crema y remueve bien.
5. Incorpora ahora las yemas de huevo y mezcla todo muy bien.
6. Bate las claras que reservaste en el frigorífico. Cuando estén a punto de nieve, échalas en la mezcla anterior y remueve.
7. Forra un molde para pasteles con papel vegetal y un poco de aceite. Echa la mezcla de tu pastel en el molde y ponlo encima de la bandeja del horno. Echa un poco de agua caliente en la bandeja. 
8. Deja en el horno el pastel a 170 grados durante 15 minutos. Pasado ese cuarto de hora, baja la temperatura del horno a 160 grados y déjalo otros 15 minutos. Por último, apaga el horno pero no saques el pastel. Déjalo otros 15 minutos más. 
9. Ahora sí, puedes sacarlo del horno. Espolvorea con azúcar glass (opcional) y deja que se enfríe. 

 

pastel queso japones