Torrijas en Semana Santa.

Receta de torrijas para Semana Santa.

Se acerca la Semana Santa. Unas fechas queridas por muchos y menos queridas por otros tantos. A nosotros nos gusta la Semana Santa porque las calles se llenan no solo con el olor del incienso sino con el de los dulces típicos de estos días, entre ellos, las torrijas.
El olor a canela y limón es algo que siempre nos ha gustado pero, sin más rodeos, os vamos a dejar aquí la receta de estas maravillosas torrijas. ¡Por supuesto podréis modificar los ingredientes a vuestro gusto y como queráis!

Ingredientes:

  • Barra de pan de torrijas o 1 barra de pan de un mínimo de un día. Aunque si sois impacientes, el pan del mismo día también sirve.
  • 600 ml de leche.
  • Azúcar al gusto. (unos 100 g)
  • Cáscara de un limón sin lo blanco, que sabemos que amarga,  y de media naranja.
  • 2 ramas de canela.
  • 3 huevos.
  • Aceite de oliva suave para freír nuestras torrijas.
  • Canela en polvo y azúcar a gusto (para finalizar).
 

Instrucciones:

-Empezaremos llenando una ollita con la leche y echando la canela, el azúcar y las pieles de la naranja y el limón. Lo calentaremos a fuego medio hasta que casi empiece a hervir y luego lo bajaremos de temperatura durante unos 10min removiendo de vez en cuando. Pasado este tiempo colamos y dejamos reposar hasta que se enfríe.

-Una vez fría la leche, procederemos a cortar el pan en rebanadas de un dedo y medio de ancho o dos.

-Remojaremos las rebanadas en la leche hasta que empapen (si el pan es del mismo día, necesitará mucho menos tiempo para absorber la leche) y las pondremos sobre alguna rejilla para que suelten el líquido sobrante.

-Batimos los huevos (hacedlo primero con dos y, si necesitáis más, luego batís el tercero*) y bañamos nuestras torrijas escurridas ya.

-Una vez hecho esto, iremos poniendo una por una las torrijas en la sartén con aceite para freírlas. Id de una en una, quiero decir: Cogéis una, la bañáis en el huevo, la ponéis a freír; cogéis otra, la bañáis en huevo, la ponéis a freír;…

-Cuando estén doradas de una parte se les da la vuelta y se doran por la otra.

-Con ambas partes doraditas de nuestras torrijas solo falta salcarlas y ponerlas sobre papel absorbente de cocina para que recoja todo el exceso del aceite.

-Ya solo nos queda el paso final para terminar nuestras maravillosas torrijas: ¡¡espolvorearlas con una mezcla de canela en polvo y azúcar!!

*No uséis todos los huevos al mismo tiempo al rebozar, puesto que las torrijas sueltan algo de líquido y se mezclarían, con lo cual se freirían de forma diferente, alterando el sabor.

Bicheando por la red he encontrado una receta súper curiosa y diferente que me gustaría hacer algún día, es algo laboriosa pero tiene una pinta… Os la dejamos por aquí: Receta especial

torrijas semana santa