Se acerca Sant Jordi.

pan sant jordi

Sant Jordi

Se acerca un día muy celebrado para nuestros “vecinos” catalane, el día de Sant Jordi.

Es tradición regalar una rosa a la mujer (o mujeres) que quieres y libros a los hombres aunque, claro, hoy en día se  puede cambiar el libro por la rosa y viceversa.

Entre las costumbres gastronómicas del Día de Sant Jordi, se destacan el pastel y el pan, que se pueden encontrar en torno a la festividad en pastelerías y panaderías barcelonesas.

El pastel de Sant Jordi es un dulce con forma de libro compuesto de láminas de bizcocho, elaboradas con azúcar, almendra y huevo. Las capas están separadas por chocolate. En la parte superior, en lo que figura que es la cubierta del libro, se coloca una lámina de azúcar quemado y, encima, algún motivo de la festividad: Sant Jordi, un dragón, una rosa, la señera, etc.

Partiendo de una receta del siglo XIII, este dulce se introdujo hacia los años cuarenta y cincuenta del siglo pasado. Se elabora con placas rectangulares de brazo de gitano rellenas de nata, yema de huevo y trufa que se decoran con las cuatro barras y algún motivo de Sant Jordi.

Finalmente, encontramos un alimento salado: el pan de Sant Jordi. Es un pan de kilo con sobrasada y queso dispuestos de una forma que, al cortarlo, queda el dibujo de las cuatro barras de la señera. Fue creado en 1980 por el panadero barcelonés Eduard Crespo y difundido bajo el amparo del Gremio de Panaderos de Barcelona, que hacía tiempo que buscaba un alimento específico para la fiesta de Sant Jordi. Este pan se ha popularizado y se puede encontrar en otras fechas señaladas, como el Onze de Setembre o por La Mercè.

Hoy os vamos a traer una receta simple del pan de Sant Jordi.

Ingredientes

Para 3 panes (o 1, o 6, dependiendo del tamaño que se le quiera dar)

  • 500 gramos de harina de fuerza
  • 350 mililitros de agua tibia (no a más de 40 grados)
  • 8 gramos de levadura seca (o 20 de fresca)
  • Una cucharadita de sal
  • Dos cucharadas de aceite de oliva
  • 80 gramos de sobrasada
  • 80 gramos de parmesano rallado
  • 40 gramos de nueces picadas

Preparación

1. Si lo hacemos a mano, poner la harina mezclada con la levadura en un bol, hacer un hueco en ella y añadir el agua, la sal y el aceite de oliva. Trabajar la masa hasta que se despegue de las paredes del bol.
Si lo hacemos con panificadora, poner la harina, la levadura, el agua, la sal y el aceite en recipiente y poner la panificadora en modo “masa”, pero vigilar para sacarla cuando esté amasada pero antes de que empiece a levar. Si lo hacemos con robot o Thermomix, usar el programa que corresponda en cada trasto.

2. Dividir la masa en 3 partes iguales. Añadir a una la sobrasada (es importante que esté a temperatura ambiente), a otra el queso y a otra las nueces picadas en grueso. Mezclar y amasar cada una durante unos diez minutos, hasta que esté todo bien integrado y la masa tenga una textura elástica.

3. Dar forma al pan (uno, dos o los que queráis) haciendo 4 tiras de masa de sobrasada, 5 de queso y una larga –y un poco más gruesa– de masa de nueces para que dé toda la vuelta alrededor del escudo. Se puede usar un dedo mojado en agua para pegarlas bien. Dejar levar unos 50 minutos en un sitio de temperatura amable y acogedora.

4. Con el horno precalentado, calor arriba y abajo y a 180 grados (y con un recipiente con agua en la parte de abajo para crear vapor) cocer unos 45 minutos, hasta que esté ligeramente dorado por la parte de arriba. Sacar, enfriar en una rejilla y comer mientras se lee un buen libro.

pan sant jordi