Tarta de queso japonesa.

Receta de tarta de queso japonesa.

Está muy de moda la tarta de queso japonesa. Es una tarta, más bien bizcocho, muy esponjosa y suave. Con un delicioso sabor a queso que, cuando la pruebas, ya no querrás hacer de otro tipo. Además, aunque quizá al principio te cueste cogerle el tranquillo, es bastante sencilla de hacer pues solo tienes que usar tres ingredientes.

INGREDIENTES:

– 6 huevos.
– 250 gramos de chocolate blanco.
– 200 gramos de queso en crema.

PREPARACIÓN:

1. Separa las yemas de huevo de las claras. Guarda las claras en un recipiente con film transparente en la nevera. 
2. Precalienta el horno a 170 grados.
3. Coloca el chocolate blanco en un cuenco y derrítelo al baño maría (poniendo el cuenco con el chocolate encima de un recipiente con agua hirviendo). Ten cuidado si introduces el cuenco con el chocolate en una cacerola grande con agua. Procura que no le salpique cuando hierva. Para evitar esto, no pongas demasiada agua. 
4. Echa en el cuenco del chocolate el queso en crema y remueve bien.
5. Incorpora ahora las yemas de huevo y mezcla todo muy bien.
6. Bate las claras que reservaste en el frigorífico. Cuando estén a punto de nieve, échalas en la mezcla anterior y remueve.
7. Forra un molde para pasteles con papel vegetal y un poco de aceite. Echa la mezcla de tu pastel en el molde y ponlo encima de la bandeja del horno. Echa un poco de agua caliente en la bandeja. 
8. Deja en el horno el pastel a 170 grados durante 15 minutos. Pasado ese cuarto de hora, baja la temperatura del horno a 160 grados y déjalo otros 15 minutos. Por último, apaga el horno pero no saques el pastel. Déjalo otros 15 minutos más. 
9. Ahora sí, puedes sacarlo del horno. Espolvorea con azúcar glass (opcional) y deja que se enfríe. 

 

pastel queso japones

 

Verano, calor y ensaladas.

ensalada queso cabra

Combatir el calor con una ensalada.

Como este verano está pegando fuerte, os queremos dejar un par de recetas de ensaladas ricas y ligeras que os refrescarán y harán las delicias de los paladares más exigentes.

Ensalada de Cous Cous y quinoa:

El cous cous (o Cuscús) son granos de sémola de trigo pequeñitos que, una vez cocidos, tienen una textura semejante a la pasta.

La quinoa, como ya hemos hablado de ella en algún post nuestro (Post sobre la Quinoa) es un pseudo cereal considerado uno de los “superalimentos”. Tiene muchísimas propiedades beneficiosas y se puede usar de muchísimas maneras diferentes en la cocina.

Así que bien, una vez introducidos nuestros dos ingredientes principales, vayamos al lío:

Para 4 personas:

-150gr de Quinoa.

-150gr de Cous Cous.

-Medio pimiento rojo.

-Medio pimiento verde.

-Dos tomates maduros.

-Una cebolla pequeña (o media cebolla grande).

-El zumo de un limón grande.

-Menta o albahaca.

-Sal.

Preparación:

Cocemos la quinoa con las indicaciones del paquete y hacemos lo  mismo con el cous cous. Cuando estén cocidos los bañamos en agua fría para que les baje la temperatura y escurrimos lo máximo posible.

Mientras se cuecen cortamos los pimientos, la cebolla y  los tomates en trocitos muy pequeñitos. Exprimimos el limón en un vaso y esperamos a que termine de enfriarse la mezcla de Cous cous y quinoa.

Una vez enfriada, mezclamos todo, vertemos el zumo de limón y aderezamos con la sal y la menta (o la albahaca) al gusto.

Dejamos reposar en el frigo media hora al menos antes de servir y a disfrutar.

ensalada cous quinoa

 

Ensalada de queso de cabra:

Esta ensalada la vamos a hacer con distintas verduras (canónigos, rúcula, escarola,…), usando frutos secos y queso de cabra. Además, aderezaremos con una reducción de vinagre de módena.

Para 4 personas:

-Una bolsa de mezcla para ensalada (podéis adquirirla en cualquier supermercado, buscad sobre todo las que tengan canónigos y rúcula, el sabor final será buenísimo).

-Un rulo de queso de cabra.

-Tomates cherry.

-Frutos secos variados (pipas de calabraza, pipas de girasol, nueces, almendras,… Si, además, queréis agregar pasas o frutas deshidratadas sin azúcares añadidos, quedará mucho mejor).

-Reducción de vinagre de módena (o de Pedro Ximenez si preferís).

Preparación:

Tan sencillo como poner en un bol el contenido de la bolsa de mezcla para ensalada (o mezclar los ingredientes por separado si los tenéis individualmente), cortar el rulo de queso de cabra en trozos medianos y cortar los tomates por la mitad.

Mezclar todo en el bol, agregando los frutos secos y aliñar con la reducción al gusto.

Os aseguramos que va a ser una grata sorpresa si nunca la habéis probado. ¡Es una de nuestras favoritas!

ensalada queso cabra