Desayunos con energía.

Si en los desayunos no sabéis qué hacer, ¡¡¡venid a vernos!!!

Si por distancia o tiempo no podéis, os dejamos unos desayunos muy saludables para que empecéis el día con energía y ganas, ¡con una sonrisa en la cara!

Yogur con muesli.

Si lo tuyo es empezar la mañana con algo delicioso y disfrutando de los sabores y las texturas, a parte de no ser un desayuno muy pesado, te proponemos esta recetilla que hace las delicias de los paladares más exigentes.

En un cuenco pones yogur griego (o el yogur que suelas consumir de forma habitual, pero recomendamos sin sabor artificial), le echas dos cucharadas XXL de muesli, algunos frutos rojos (¡nos encantan los arándanos y las fresas!) y un chorreón de miel o de sirope de agave.

¡¡¡A ENGULLIRTE EL DÍA!!!

Porridge.

 

Este desayuno con un nombre tan raro ya os lo presentábamos en otra entrada del blog: Porridge en nuestro blog.
Es un desayuno que os va a dar energía para toda la mañana, fácil de hacer aunque requiere un poco de elaboración y muy versátil.
¡¡¡Especialmente indicado para deportistas!!!

Zumo de naranja y tostadas.

 

Todo un clásico que se merece una especial atención. El zumo nos aporta hidratación y vitaminas. La consistencia de las tostadas, que las preferimos con tomate y jamoncito y un chorreón de aceite, nos aportan energía y nos sacian el resto de la mañana. Y, por supuesto, ¡¡¡están buenísimas!!!

Desayunos

 

 

El desayuno es la comida fundamental del día, ya que consumirlo o no, nos afecta de forma notable a corto y a largo plazo. Algunas consecuencias de no desayunar (o sólo beber un poco de café) son decaimiento general, mal humor, falta de concentración, bajo rendimiento físico e intelectual debido todo ello fundamentalmente a la falta de glucosa, lo que a su vez supone una alteración de nuestro organismo. Desayunar eleva los niveles de glucosa en la sangre, y de esta forma ayuda al cuerpo a funcionar con mayor efectividad. El rendimiento diario mejora con un desayuno adecuado ya que ayuda a memorizar, concentrarse y aprender.

Asimismo, se ha demostrado que los niños que no desayunan o que sólo toman un vaso de leche, rinden menos en el colegio que los que ingieren un desayuno adecuado.

Estudios recientes afirman que el desayunar ayuda a acelerar el metabolismo, lo cual es un factor beneficioso para prevenir la obesidad.