Queridos Reyes Magos…

Queridos Reyes Magos, este año hemos sido muy buenos y lo pueden decir todos los amigos que han pasado por nuestro hotel y restaurante. Queremos dar las gracias a cada persona que ha hecho posible un año más y agradecer de antemano a cada persona que lo seguirá haciendo posible este 2015.

Os vamos a dejar una recetilla del típico roscón de Reyes pero sin tantas calorías e igual de rico:

-500 gramos de harina.
-2 huevos.
-100 gramos de margarina light (¡Ojo! margarina, no mantequilla).
-50 gramos de sucralosa. (se puede encontrar en grandes superficies).
-200 mililitros de leches desnatada.
-1 cucharadita de esencia de azahar.
-Ralladura de una o dos naranjas (como más nos guste).
-20 gramos de levadura prensada de panadero. (Podéis encontrarla también en supermercados y grandes superficies).
-1 pizca de sal.
-Fruta escarchada (si nos gusta. Tienen mucha azúcar así que, normalmente, le ponemos poca fruta).
-Azúcar blanca.
-Almendras laminadas.

1) Haced un volcán en la encimera de trabajo con 500 gr de harina, en el interior introducimos la margarina fundida, el sucralosa, los dos huevos, ralladura naranja, una cucharadita de ron, los 200ml de leche desnatada y 20 gr de levadura prensada de panadero, además de una pizca de sal.
2) Mezclad bien estos ingredientes dentro del volcán y acto seguido juntad todo con la harina hasta obtener una masa elástica y húmeda.
3) Formad un roscón sobre la bandeja de horno, pintad con huevo y decorad con fruta escarchada (¡no nos pasemos!), azúcar (para formar pegotitos, añadir al azúcar unas gotas de agua) y almendras laminadas.
4) Dejad fermentar hasta que duplique su tamaño y hornead a 170º C durante 16 minutos aproximadamente.
Truco: Si tenemos prisa y queremos que fermente antes, calentar el horno a unos 40-50 grados y meter la masa. Meted también una bandejita con agua en el fondo para que no se reseque demasiado la superficie con el huevo. (No quiero decir que le pongáis agua a la bandeja del roscón, que conste)

¡Y nuestro roscón está listo! Solo tenéis que dejar que se enfríe y servir. Hay quien lo rellena de nata, trufa, otros de crema pastelera o, incluso, de merengue. Pero eso va a gusto de cada uno y, sobretodo, cuidado con los excesos calóricos.

Roscón Reyes