¡Más recetas de mugcakes!

¡Más mugcakes! ¿Os gustaron las últimas recetas en tazas? ¡Os vamos a dejar con algunas más! ¡Taaaaaaan fáciles y taaaaaaaaaan rápidas!

Uno saldadito, un Mugcake de jamón y queso:

INGREDIENTES:

-4 cucharadas de harina.
-¼ de cucharadita de postre de levadura de repostería.
-Una pizca de azúcar.
-Una pizca de sal.
2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra.
-3 cucharadas de agua
-1 huevo.
-1 loncha de jamón cocido.
-Unos cuantos daditos de queso tierno.

ELABORACIÓN:

Pon en una taza la harina, la levadura, el azúcar, la sal (más cantidad de sal que de azúcar, pero sin excesos), el aceite de oliva virgen extra, el agua y el huevo.
Bate bien todos los ingredientes en la misma taza con ayuda de una cuchara. Una vez que todos los ingredientes estén bien integrados, obtendrás una crema fina, homogénea y no excesivamente densa.
Trocea la loncha de jamón cocido e incorpóralo a la preparación de la taza, añade también el queso, que también puede ser semicurado, y vuelve a mezclar para que jamón y queso se repartan bien. Si lo deseas, añade un golpe de molinillo de pimienta negra.
Introduce la taza en el microondas y programa entre 1’40 y 2 minutos, el tiempo puede variar según el microondas. Nosotros lo hemos hecho en dos microondas distintos y en cada uno precisamos el tiempo indicado. Cuando veas que el bizcocho ha subido y la superficie está brillante, puedes comprobar si está hecho, pero antes de abrir la puerta del microondas deja reposar un minuto.

¡A comer!

===============================

Y, ahora, uno dulce, un Mugcake de Nutella (adoramos el chocolate):

INGREDIENTES:

-1 huevo.
-1 cucharada de leche.
-1 cucharada de aceite de oliva.
-2 cucharadas de harina.
-2 cucharadas de azúcar.
-1 cucharada de cacao en polvo.
-2 cucharadas de Nutella.
-½ cucharadita de levadura química.

ELABORACIÓN:

Ponemos el huevo, la leche, el aceite en un bol y mezclamos.
Añadimos los demás ingredientes: la harina, levadura, azúcar, cacao en polvo y la nutella, removemos todo hasta conseguir una masa homogénea y sin grumos.
Pasamos la masa a nuestra taza y metemos en el microondas.
Programamos un minuto y pasado este tiempo vamos programando de 20 en 20 segundos estando muy pendientes de que no rebose.
Cuando veáis que la textura es la adecuada, deberá quedar esponjoso y brillante vuestro mug estará listo.
Este tipo de elaboración se debe consumir poco después de hacerlo, si tardáis demasiado en tomarlo le saldrá una costra y el bizcocho estará bastante seco.